Perforación de dos pozos
Mali. Kanso en la comuna rural de Niéna (Ganadougu) en la región de Sikasso
Pese a que la región en la que se encuentra Kanso, una planicie inundable durante la estación de lluvias, es rica en vegetación, la localidad carece de infraestructuras básicas como escuela o centros médicos. Las instalaciones de este tipo se encuentran en el pueblo vecino de Bazana, a 5 kilómetros. Pese a esto ambas poblaciones están separadas por un río que dificulta muchos los desplazamientos. Así mismo, según reconoce Ecos de Mali, el mayor problema de Kanso es la educación. Solo un 10% de los niños en edad escolar va al colegio por culpa de la distancia que hay entre su pueblo y el centro de educación. Además de esto, a 50 kilómetros de Kanso se encuentran las minias de oro artesanal y muchos padres deciden enviar a sus hijos a trabajar allí. Muchas personas de Kanso trabajan en las minas durante la estación seca abandonando así las tierras agrícolas.
 
Ecos de Mali trabaja en un proyecto integral que quiere dotar de infraestructuras básicas a la localidad de Kanso. Una de sus acciones consiste en la creación de un nuevo huerto de dos hectáreas en el que se dote a la población maliense de medios como pozos para almacenar el agua para de este modo, cultivar de forma permanente. Con la donación de Netri se realizan dos pozos. El primero de 12.200 litros/h y el segundo de 2.600 litos/h que se desinará a abastecer de agua mediante bombeo manual. 

Los objetivos fundamentales de proyecto son los siguientes:

- Facilitar el acceso al agua para el huerto.
- Conseguir agua durante todo el año
- Aumentar la productividad del huerto
- Empoderar a las mujeres de la localidad de Kanso

Se espera beneficiar alrededor de 200 mujeres de forma directa y a sus familiares de forma indirecta.