En la creemos que la forma más sostenible e innovadora de filantropía es la inversión de impacto.

Las inversiones de impacto social tratan de obtener un rendimiento o beneficio social además de un beneficio financiero.

Realizamos inversiones en empresas cuyos modelos de negocio están diseñados para resolver desafíos sociales y medioambientales específicos y tenemos como objetivo mejorar la calidad de vida de sus clientes y de las comunidades con las que se comprometen. Normalmente, Netri se centra en empresas sociales que benefician a las personas que viven con menos de 4 USD / día.

Los sectores prioritarios son desarrollo rural, educación, salud y energía sostenible. Aunque Netri examina oportunidades en países en vías de desarrollo, tiene un claro sesgo geográfico hacia África y América Latina.

se centra en compañías que aumentan progresivamente su crecimiento y que tienen un historial operativo promedio de tres años. Nuestro compromiso típico por receptor de la inversión es desde unos 300.000 USD a 500.000 USD y utilizamos una gama de estructuras de financiación, predominantemente deuda y obligaciones convertibles. Para deuda, proporcionamos normalmente préstamos de 3 a 5 años y para acciones, estamos comprometidos con la filosofía de capital paciente con vistas a salir en 10 años aproximadamente.

Siempre nos comprometemos y coinvertimos con una serie de inversores de impacto experimentados que comparten nuestra visión y nuestro enfoque basado en el análisis de la inversión y del impacto.

Impacto social

Comprender el impacto social derivado de nuestras inversiones y su medición es muy importante para nosotros. Trabajamos con receptores de inversión que comparten estas opiniones y que miden su impacto de manera permanente y proporcionan informes sobre el impacto como una parte integral de sus informes empresariales.

Dado que invertimos en una gama de sectores diversos, tratamos de evitar un enfoque excesivamente estandarizado de la medición del impacto.

Trabajamos con cada receptor de la inversión escogiendo algunas mediciones claves más relevantes para ellos para captar su impacto social y supervisarlas a lo largo de la vida de la inversión para evaluar si se está alcanzando el impacto social deseado.

Cómo calculamos nuestro impacto

Evaluar el impacto producido por las inversiones es una parte importante de nuestro proceso de diligencia debida. Calculamos el impacto directamente atribuible a una inversión determinada tomando el porcentaje que nuestra inversión representaría en relación con el capital total (capital social, deuda, y subvenciones) de la empresa y lo multiplicamos por el impacto total que se espera obtener a lo largo del periodo de inversión.

A modo de ejemplo, nuestro préstamo a M-KOPA representará una media de entorno al 2,3% del capital total que habrán recibido hasta 2017, cuando vence nuestro préstamo. El número de hogares que se espera que tengan acceso a una electricidad limpia durante este periodo de cuatro años es de más de un millón. Por lo tanto, nuestra aportación del 2,3% repercutirá sobre más de 23.000 hogares (unas 100.000 personas o más).

Reconocemos que este tipo de cálculos solo arrojan una valoración cuantitativa bastante limitada del impacto, por lo que apoyamos activamente la realización de encuestas y estudios que nos puedan aportar mayor información en cuanto al calado y la calidad del impacto que tienen nuestras inversiones de carácter social.

Una vez efectuada la inversión, hacemos un seguimiento del rendimiento efectivamente generado por la misma y reflejamos su impacto real en nuestros resultados.